29 abr. 2016

El gobierno y el día después...


PREGUNTA: ¿Qué consecuencias políticas habrá, en lo inmediato, para el gobierno luego de la marcha sindical del 29 de junio?

Tirada de 3 cartas del Tarot de Marsella (Sólo Arcanos Mayores) y una 4ª carta para aclarar y completar el concepto...

Las 3 primeras cartas fueron:


Y la carta extra:


El mensaje de la movilización de los trabajadores es lo que el gobierno necesita interpretar de la mejor manera posible, de la forma más clara. Es el comienzo de toma de conciencia de una realidad que hasta ahora se le mantenía oculta, por inconsciencia o por decisión propia.

Será un proceso que llevará un tiempo para asimilarlo por completo, pero imprescindible.
La antigua certeza (real o ficticia) de seguridad en la toma de sus decisiones y de un rumbo firme (y hasta rígido) se le muestra ahora como más ambigua e imprecisa, no tan clara y definida.
Necesita comprender la nueva realidad que se le evidencia y tratar de aprender de ella.

Dentro del propio gobierno habrá visiones e interpretaciones diferentes de las implicancias de esta movilización de los trabajadores y por lo tanto, también habrá ideas y sentimientos encontrados acerca de cómo manejar la situación de aquí en más. De la forma en que finalmente interpreten el "mensaje" que les llega desde el "exterior" y de cómo reaccionen dependerá su equilibrio futuro. Habrá quienes se muestren más "conciliadores" que propondrán la idea de armonizar en alguna medida la relación con las organizaciones obreras, y estarán aquellos que pensarán que la mejor estrategia es mantenerse firmes e irreductibles en sus pensamientos y en su accionar. Inclusive
propondrán endurecer aún más la posición del gobierno frente a los trabajadores.
Ésta última actitud sería la peor que podría adoptar de cara a sus propios intereses. Irremediablemente se le terminaría volviendo en su contra más tarde o más temprano.

La consecuencia de esta dualidad hacia adentro del propio gobierno lo mantendrá en una situación de virtual estancamiento, al menos temporario. Estará en una posición de tener que aceptar forzosamente que algo ha cambiado y les llevará un cierto tiempo poder volver a tener alguna iniciativa política y ejecutiva, principalmente en lo social y laboral. Será necesario "sacrificar" algo para poder destrabar el bloqueo en que se encontrará.

Encarará un proceso de armonización de sus propias fuerzas tratando de dejar de lado intereses contrapuestos dentro de su propio ámbito. No será algo sencillo ni rápido pues las partes internas en conflicto deberán buscar un punto de equilibrio. Si no se concentra en los temas y cuestiones específicos y concretos (los que están a su alcance y son posibles de manejar) significará que no ha sido capaz de captar correctamente el mensaje que se le habrá dado.
Lo cierto es que algo debe hacer con esta nueva realidad, pues si se mantiene indiferente o se despreocupa por completo sólo estaría confiando en su "buena fortuna" o confiando en el "crédito" político que aún le queda y esto lo llevaría a una peligrosa situación de inercia y falta de "cintura política"...